El hombre está preso en el calabozo de la comisaría en la que trabaja.

Habla, habla mucho. Habla solo, monologa.

Rebalsa rabia, resentimiento y humanidad. Recuerda, evoca, reconstituye.

El hombre se llama Franco.

Franco es un carabinero.

Soledad se construye a sí misma desde el maquillaje, pero a diferencia de Franco, Soledad no se esconde tras este: el maquillaje permite que su cuerpo aparezca en gloria y majestad.

Ambos hablan para comprender(se).

Franco y Soledad no espejean la realidad, la absorben para construir otra, capturan sus fuerzas para levantar una nueva, que emerge con brío, como una anomalía, como un desvío fascinante de la realidad que habitamos.

Alexandra von Hummel

Rabia de José María Pizarro

$3.200,00

Ver formas de pago

Aviso importante: Las ventas realizadas entre el 3 y el 14 de octubre se despacharán el 15 de octubre.

Calculá el costo de envío

El hombre está preso en el calabozo de la comisaría en la que trabaja.

Habla, habla mucho. Habla solo, monologa.

Rebalsa rabia, resentimiento y humanidad. Recuerda, evoca, reconstituye.

El hombre se llama Franco.

Franco es un carabinero.

Soledad se construye a sí misma desde el maquillaje, pero a diferencia de Franco, Soledad no se esconde tras este: el maquillaje permite que su cuerpo aparezca en gloria y majestad.

Ambos hablan para comprender(se).

Franco y Soledad no espejean la realidad, la absorben para construir otra, capturan sus fuerzas para levantar una nueva, que emerge con brío, como una anomalía, como un desvío fascinante de la realidad que habitamos.

Alexandra von Hummel

Mi carrito