El libro que presentamos a ustedes constituye un eslabón más en el rescate y visibilización de la producción artística de los escenógrafos argentinos en el Instituto de Estudios Escenográficos en Artes Escénicas y Audiovisuales (INDEES), perteneciente de la Facultad de Arte de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Podemos citar como antecedentes otras publicaciones de la zaga como Carlos Di Pasquo, escenógrafo, (2018), obteniendo el Premio Teatro del Mundo (Universidad de Buenos Aires), y Germen Gelpi Escenógrafo (2019), -presentados en el Teatro Municipal General San Martín -, ambos trabajos dialogan con el presente y permiten teorizar sobre los procesos creativos, los ámbitos formativos y el desarrollo artístico.

Desde el 2008, un grupo de investigadores de la Universidad Pública, nucleados en el INDEES, se comprometieron en llevar adelante la ardua tarea de poner en valor la obra de las y los escenógrafos argentinos. Con el objetivo de aportar a la (re)construcción de la memoria del quehacer teatral y la problematización de la escenografía, se creó el Centro de Documentación “Guillermo de la Torre”, contando en la actualidad con más de 10000 documentos, fuentes y archivos multimediales. Siguiendo esas finalidades, en 2014 nació la publicación electrónica Escena UNO, nucleando trabajos científicos, entrevistas y reflexiones sobre la escenografía, la dirección de arte y el diseño escénico producidos por colegas e investigadores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Uruguay, España, Francia, Alemania, Costa Rica, entre otros.


Jorge Ferrari

Una intensa carrera como escenógrafo, vestuarista, director de arte, hacen UNICO a Jorge Ferrari – Buenos Aires 1950- , quien se destaca como uno de los mejores diseñadores escénicos argentinos de las últimas décadas. Con una formación en cine y danza, desde su juventud se relacionó con artistas que marcaron su camino y contribuyeron a formar su estilo ecléctico. Reconoce como sus referentes en la escenografía nacional a Carlos Citrinowsky, Claudio Segovia y Jorge Sarudiansky de los que se nutrió para incursionar en el diseño escénico,

Sus primeros pasos los dio en la publicidad, y desde allí logró proyectarse en otras áreas pasando por producciones de teatro comercial, oficial, alternativo, ópera, comedia musical, televisión, publicidad y cine, entre otras instancias experimentales; convirtiéndose en uno de los escenógrafos argentinos más galardonados del medio artístico.

Egresado del Centro Experimental dependiente del Instituto Nacional de Cinematografía, en la carrera de dirección de arte, al finalizar sus estudios, la escenógrafa y directora de arte María Julia Bertotto le acerca su primera oportunidad como asistente de escenografía en la publicidad de los jugos Cepita que dirigía Alberto Fischerman. “Fue muy intenso estar por primera vez en un rodaje”, recordaría Ferrrari con nostalgia, mientras cita también el apoyo recibido desde sus inicios por Margarita Jusid y Leonor Puga Sabate.

Ferrari sostiene que lo que más le atrajo de su profesión fue desentrañar el enigma, comprendiendo “el enigma” como aquello que se materializada en las necesidades escenográficas del proyecto y cómo se construye el mundo necesario para que la historia tenga realidad. Por otra parte, afirma que “cuando se hace escenografía no se está solo decorando un lugar, se está construyendo dramaturgia con la estética y la ética de la mano…”

Si la escenografía es un cuerpo que estructura el escenario y escucha el espacio, nada menos que Ferrari, que tiene formación en danza, para entregar su cuerpo escenográfico al espacio escénico y colapsar el escenario. Pero, por si esto fuera poco, y sumando a sus antecedentes en la danza, transmuta su formación en la dirección de arte en la escuela del Instituto Nacional del Cine y propone la intervención audiovisual en escena como parte de un diálogo dramatúrgico con las acciones del actor y el espacio escenográfico, armando un artefacto escénico innovador entre la imagen, el espacio y la escenografía.

Así, Jorge Ferrari, es parte de una generación portadora de una acción poética para sus trabajos, sobre todo en teatro, y afirma “no me mueve la grandilocuencia, sino un mundo sugestivo y poético”



Sobre el libro

El libro presenta una selección de más de cuarenta obras, ordenadas cronológicamente, partiendo de la película FLOP de Eduardo Mignogna (Buenos Aires, 1989), hasta la propuesta para Jesucristo Superestrella, comedia musical de Andrew Lloyd Webber y Time Rice (México, 2019). En el que incluye material de diseños escenográficos creados para los escenarios del Complejo Teatral Ciudad de Buenos Aires entre otros.

Pretendemos con esta selección presentar el universo de un artista portador de una versatilidad inusitada para dar respuesta a diversos formatos del espectáculo y esquemas de producción de las artes escénicas y audiovisuales.

Podríamos relatar, a través de esta selección, el desarrollo operado en el sector del espectáculo en vivo y audiovisual, los cambios en la tecnología, los materiales de construcción escenográfica, las nuevas dramaturgias y, quizá el más importante, la manera en que Ferrari da respuestas a un espectador atravesado por los cambios radicales operados con la visualidad en los últimos años del siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI.

El mundo visual de este libro se completa con la palabra, narrada a través de las experiencias compartidas en el universo Ferrari: Rubén Szuchmacher, Rodolfo Fito Páez, Gonzalo Córdova, Federico Irazábal, Gladys Croxatto y una extensa entrevista del crítico teatral, Carlos Pacheco; aportan a la reconstrucción de la trayectoria artística del escenógrafo y director de arte.

El libro de 388 páginas contiene, además, de 215 fichas de los trabajos realizados por Ferrari encontradas en su archivo personal y la lista de 62 premios recibidos entre 1990 y 2019. Por otra parte, se suma a la publicación, un anexo en ingles de todos los artículos que componen este libro, realizado por la traductora Lucia Balducci.

Es de destacar el diálogo intenso y sostenido con el diseñador gráfico Daniel Wolkowicz para definir el espacio gráfico de este libro, conteniendo, resaltando, poniendo valor un material de una visualidad particular.

Jorge Ferrari escenógrafo de Marcelo Jaureguiberry

$5.800,00

Ver formas de pago

Calculá el costo de envío

El libro que presentamos a ustedes constituye un eslabón más en el rescate y visibilización de la producción artística de los escenógrafos argentinos en el Instituto de Estudios Escenográficos en Artes Escénicas y Audiovisuales (INDEES), perteneciente de la Facultad de Arte de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Podemos citar como antecedentes otras publicaciones de la zaga como Carlos Di Pasquo, escenógrafo, (2018), obteniendo el Premio Teatro del Mundo (Universidad de Buenos Aires), y Germen Gelpi Escenógrafo (2019), -presentados en el Teatro Municipal General San Martín -, ambos trabajos dialogan con el presente y permiten teorizar sobre los procesos creativos, los ámbitos formativos y el desarrollo artístico.

Desde el 2008, un grupo de investigadores de la Universidad Pública, nucleados en el INDEES, se comprometieron en llevar adelante la ardua tarea de poner en valor la obra de las y los escenógrafos argentinos. Con el objetivo de aportar a la (re)construcción de la memoria del quehacer teatral y la problematización de la escenografía, se creó el Centro de Documentación “Guillermo de la Torre”, contando en la actualidad con más de 10000 documentos, fuentes y archivos multimediales. Siguiendo esas finalidades, en 2014 nació la publicación electrónica Escena UNO, nucleando trabajos científicos, entrevistas y reflexiones sobre la escenografía, la dirección de arte y el diseño escénico producidos por colegas e investigadores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Uruguay, España, Francia, Alemania, Costa Rica, entre otros.


Jorge Ferrari

Una intensa carrera como escenógrafo, vestuarista, director de arte, hacen UNICO a Jorge Ferrari – Buenos Aires 1950- , quien se destaca como uno de los mejores diseñadores escénicos argentinos de las últimas décadas. Con una formación en cine y danza, desde su juventud se relacionó con artistas que marcaron su camino y contribuyeron a formar su estilo ecléctico. Reconoce como sus referentes en la escenografía nacional a Carlos Citrinowsky, Claudio Segovia y Jorge Sarudiansky de los que se nutrió para incursionar en el diseño escénico,

Sus primeros pasos los dio en la publicidad, y desde allí logró proyectarse en otras áreas pasando por producciones de teatro comercial, oficial, alternativo, ópera, comedia musical, televisión, publicidad y cine, entre otras instancias experimentales; convirtiéndose en uno de los escenógrafos argentinos más galardonados del medio artístico.

Egresado del Centro Experimental dependiente del Instituto Nacional de Cinematografía, en la carrera de dirección de arte, al finalizar sus estudios, la escenógrafa y directora de arte María Julia Bertotto le acerca su primera oportunidad como asistente de escenografía en la publicidad de los jugos Cepita que dirigía Alberto Fischerman. “Fue muy intenso estar por primera vez en un rodaje”, recordaría Ferrrari con nostalgia, mientras cita también el apoyo recibido desde sus inicios por Margarita Jusid y Leonor Puga Sabate.

Ferrari sostiene que lo que más le atrajo de su profesión fue desentrañar el enigma, comprendiendo “el enigma” como aquello que se materializada en las necesidades escenográficas del proyecto y cómo se construye el mundo necesario para que la historia tenga realidad. Por otra parte, afirma que “cuando se hace escenografía no se está solo decorando un lugar, se está construyendo dramaturgia con la estética y la ética de la mano…”

Si la escenografía es un cuerpo que estructura el escenario y escucha el espacio, nada menos que Ferrari, que tiene formación en danza, para entregar su cuerpo escenográfico al espacio escénico y colapsar el escenario. Pero, por si esto fuera poco, y sumando a sus antecedentes en la danza, transmuta su formación en la dirección de arte en la escuela del Instituto Nacional del Cine y propone la intervención audiovisual en escena como parte de un diálogo dramatúrgico con las acciones del actor y el espacio escenográfico, armando un artefacto escénico innovador entre la imagen, el espacio y la escenografía.

Así, Jorge Ferrari, es parte de una generación portadora de una acción poética para sus trabajos, sobre todo en teatro, y afirma “no me mueve la grandilocuencia, sino un mundo sugestivo y poético”



Sobre el libro

El libro presenta una selección de más de cuarenta obras, ordenadas cronológicamente, partiendo de la película FLOP de Eduardo Mignogna (Buenos Aires, 1989), hasta la propuesta para Jesucristo Superestrella, comedia musical de Andrew Lloyd Webber y Time Rice (México, 2019). En el que incluye material de diseños escenográficos creados para los escenarios del Complejo Teatral Ciudad de Buenos Aires entre otros.

Pretendemos con esta selección presentar el universo de un artista portador de una versatilidad inusitada para dar respuesta a diversos formatos del espectáculo y esquemas de producción de las artes escénicas y audiovisuales.

Podríamos relatar, a través de esta selección, el desarrollo operado en el sector del espectáculo en vivo y audiovisual, los cambios en la tecnología, los materiales de construcción escenográfica, las nuevas dramaturgias y, quizá el más importante, la manera en que Ferrari da respuestas a un espectador atravesado por los cambios radicales operados con la visualidad en los últimos años del siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI.

El mundo visual de este libro se completa con la palabra, narrada a través de las experiencias compartidas en el universo Ferrari: Rubén Szuchmacher, Rodolfo Fito Páez, Gonzalo Córdova, Federico Irazábal, Gladys Croxatto y una extensa entrevista del crítico teatral, Carlos Pacheco; aportan a la reconstrucción de la trayectoria artística del escenógrafo y director de arte.

El libro de 388 páginas contiene, además, de 215 fichas de los trabajos realizados por Ferrari encontradas en su archivo personal y la lista de 62 premios recibidos entre 1990 y 2019. Por otra parte, se suma a la publicación, un anexo en ingles de todos los artículos que componen este libro, realizado por la traductora Lucia Balducci.

Es de destacar el diálogo intenso y sostenido con el diseñador gráfico Daniel Wolkowicz para definir el espacio gráfico de este libro, conteniendo, resaltando, poniendo valor un material de una visualidad particular.

Mi carrito